Un juego de chicas

08.03.2018

Por

junto a Claudia Jardim y Mariangela Maturi

 

El fútbol, históricamente dominado por los hombres, ¿es también un juego de mujeres? La pregunta puede parecer anticuada o superflua en algunas partes del mundo. Después de todo, es uno de los deportes femeninos más populares: alrededor de 30 millones de adolescentes y mujeres juegan al fútbol en todo el planeta, sostiene la FIFA .

Entrenamiento del equipo femenino de Santos.

 

Sin embargo, en varios países las mujeres no tiene permitido jugar al fútbol. En otros, son discriminadas o acusadas de ser “marimachos”. Casi todas se enfrentan con los estereotipos culturales, incluso a nivel institucional. El ex presidente de la FIFA Joseph Blatter les pidió a las futbolistas que usaran uniformes ajustados para hacer los partidos más comerciales, mientras que el presidente de la Liga Nacional Amateur italiana se refirió a las jugadoras como “cuatro lesbianas”.

Incluso cuando están en la cima del juego, las mujeres futbolistas ganan mucho menos que sus compañeros varones. Una encuesta realizada por Sporting Intelligence en 2017 sugiere que la brecha salarial entre mujeres y hombres está más arraigada en el ambiente del fútbol que en política, negocios, medicina y ciencia. El estudio detalla  que el contrato de Neymar con el Paris Saint-Germain en 2017 por 36.8 millones de euros (45.32 millones de dólares) es el equivalente al sueldo de las 1,693 futbolistas mujeres de Francia, Alemania, Inglaterra, Estados Unidos, Suecia, Australia y México (las siete principales ligas de fútbol femenino).

“Cuando decidimos qué queremos hacer y quién queremos ser, miramos a la sociedad que nos rodea y pensamos cuál es la oportunidad aquí, qué hace la gente como yo, y qué puede hacer la gente como yo”, dice Rachel Allison, -socióloga experta en temas de género y deportes de la Universidad Estatal de Mississippi.

“Cuando eres una niña, si no ves otras chicas o mujeres jugar al fútbol, ante todo, es muy probable que no vayas a desarrollar esa ambición. Y aquellas chicas que sí lo hacen y desean entrar al mundo del fútbol, se encuentran solas y enfrentan muchas obstáculos cuesta arriba”.

Para este proyecto periodístico hablamos con mujeres futbolistas talentosas y reconocidas en África, Europa y América Latina con el objetivo de abordar la desigualdad de género utilizando el fútbol como lente.

 

Sigan A Girls’ Game

Facebook 

Twitter 

Instagram

Marta Vieira da Silva.

 

EPISODIO 1: BRASIL – pocas oportunidades para las mujeres en el “país del fútbol”

 

Brasil es un país loco por el fútbol. Pero si las mujeres quieren jugarlo, deben enfrentar muchos desafíos. Marta Vieira da Silva es, sin dudas, una leyenda futbolística. Conocida simplemente como Marta, tiene el récord de goles hechos en el Mundial de Fútbol Femenino, y es la única mujer nombrada como la mejor jugadora del mundo cinco veces.

Marta nació en Dois Riachos, un pequeño pueblo en el estado de Alagoas, al noreste de Brasil, una de las zonas más pobres del país, y no le fue fácil llegar a la cima.

“Era solo yo, una nena en medio de un montón de chicos,” cuenta. “‘Ella no es normal’ – la gente se aseguraba de decirtelo.” Marta se acuerda de esos tiempos y aún hoy llora por la tristeza y la frustración.

“Es lógico que la mayoría de mi familia no lo aprobara. No lo podían aceptar porque la gente todavía pensaba que no estaba permitido que las chicas jugaran al fútbol”, dice Marta.

Es que entre 1941 y 1979, el gobierno de Brasil prohibió que las mujeres jugaran al fútbol y otros deportes por ser “incompatibles con su naturaleza”. De todos modos, después de que se levantara la prohibición, los prejuicios y estereotipos permanecieron.

En 1999, cuando Marta tenía 13 años, no le permitieron jugar un torneo por ser mujer. “Estaba muy frustrada en ese momento. Miré a mi alrededor, dejé de pensar,  simplemente no podía entenderlo”, comenta la futbolista. “¿Por qué es tan difícil aceptar que una persona nació con un talento, sabe jugar a la pelota, quiere hacerlo y es algo que la hace feliz?”

Hay muchas historias similares a la de Marta todavía hoy.

Laura Pigatin es una chica de 14 años seria y disciplinada. Su sueño es ser futbolista profesional, y dedicarse plenamente a este juego.

 

“Brasil es conocido como el país del fútbol, pero es el país del fútbol masculino”, dice Angélica Souza de Dibradoras -un portal brasileño dedicado a los deportes femeninos-.

Desde 1980, se han destinado pocos recursos al fútbol femenino en Brasil. Varios torneos nacionales fueron interrumpidos, y las jugadoras ganan tan poco que, con frecuencia, deben trabajar de otra cosa. Recién en 2013 la Confederación de Fútbol de Brasil (CBF) lanzó una liga nacional de mujeres.

Rio Preto Esporte Club es un ejemplo perfecto de la falta de recursos. El equipo femenino ganó el campeonato nacional en 2015 y fueron campeonas en 2016 y 2017 del torneo de San Pablo, venciendo al legendario Santos. Sin embargo, su campo de entrenamiento está lleno de agujeros por las hormigas. Una jugadora mayor hace las veces de entrenadora. Las otras viven gracias a una beca municipal. Ganan entre 1500 y 2000 reales por mes (unos 460 /615 dólares) y cinco jugadoras comparten una misma habitación en una casa facilitada por el dueño del club.

Las mejores jugadores hacen su carrera en el exterior. Marta, por ejemplo, se mudó a Suecia a los 18 años y ahora tiene doble nacionalidad. A pesar de ser una leyenda, en Brasil la conocen todavía como “la Pelé con pollera”.

“Es como noche y día”, dice Sarai Bareman, jefa de la oficina de fútbol femenino de la FIFA, al comparar el fútbol de los varones y las mujeres en Brasil.

Bareman viajará al país tropical en abril para tratar algunas preocupaciones con la CBF y ver cómo la FIFA puede promover el cambio.

“En América del Sur hay una percepción muy negativa sobre las chicas que quieren entrar al juego del fútbol. Creo que la FIFA tiene un rol muy importante: dar el ejemplo”, concluye Bareman.

 

En el segundo episodio iremos a Gambia, en África occidental, donde el fútbol femenino crece a pesar de muchas barreras culturales.

  • Jueves 15 de marzo en nuestro portal.

 

Traducción al español: Macarena Gagliardi Cordiviola, editora de PucheroNews 

 

<

p style=»text-align: center;»>Entrenamiento de fútbol femenino en Rio Preto Esporte Club.

 

Este artículo es parte de A Girls’ Game, un proyecto periodístico financiado por el European Journalism Centre a través de su Innovation in Development Reporting Grant.

 

Redes 

Facebook 

Twitter 

Instagram

 

Todo el contenido de fotos, textos, videos pertenece exclusivamente a las autoras de A Girl’s Game:

 

Mariangela Maturi es periodista freelance y escritora. Vive en el Reino Unido. Colabora con la Radio Nacional Suiza (RSI) y otros medios internacionales. En 2006 dio sus primeros pasos en Radio Popolare y en Il Manifesto, en Italia. Comenzó como freelance en 2010, antes de mudarse a Ecuador. Sus áreas de interés son los derechos humanos, la igualdad de género, el medioambiente, la política y los temas sociales. Su primer libro, “Silenzio di Piombo” (Round Robin, 2016), investiga la correlación entre las bases militares y los problemas medioambientales y de salud en Cerdeña, Italia. En julio de 2017 recibió la beca Channel 4 Bursary, del Rory Peck Training Fund, para realizar entrenamiento en ambientes hostiles.

Irene Caselli es periodista multimedia freelance con experiencia en medios gráficos y online, radio y televisión. Colabora con la BBC, The Washington Post, The New York Times, The Guardian y Univisión, entre otros. Es editora adjunta de la revista Index on Censorship. Tras vivir una década en América Latina, su base actual es Italia. Irene habla inglés, español, italiano, alemán, francés y portugués. Era la corresponsal de la BBC en Venezuela cuando murió Hugo Chávez. Trabajó para la BBC también en Argentina y Ecuador como corresponsal, y en Londres como productora. Sus áreas de interés incluyen violencia e inseguridad, derechos humanos y temas de género, medioambiente, salud y cultura.

Claudia Jardim es periodista y realizadora independiente de documentales. Oriunda de Brasil, vivió más de una década en Venezuela cubriendo los intensos años del gobierno de Hugo Chávez y las secuelas de su muerte. Ha viajado por toda América del Sur informando sobre temas sociales y cuestiones políticas para BBC Brasil, Carta Capital y CBN Radio, entre otros. En 2009 cubrió el golpe de estado en Honduras y los conflictos socio-políticos en Ecuador, Haití, México y Colombia. Desde 2016 trabaja en Bangkok, cubriendo Tailandia y otros países del sudeste asiático. Sus áreas de interés son la política, los derechos humanos, las formas modernas de esclavitud, los movimientos sociales y los temas de género.

 

Leé nuestra sección de Género

 

 

Autor/a:

¡Compartir!
¿Te gustó? ¡Compartilo!

Submit a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *